Apple lanza un parche para corregir los problemas de rendimiento en los procesadores de MacBook Pro

 

En las últimas semanas varios de los primeros usuarios de la nueva generación de MacBook Pro han encontrado que los ordenadores son demasiado agresivos a la hora de limitar la frecuencia del procesador, sobre todo en el modelo i9. Al realizar cargas de trabajo pesadas la frecuencia a la que estos funcionan se rebaja para generar menos calor.

Esto no es extraño. Pasa con frecuencia en máquinas portátiles, sobre todo las que son más delgadas y ligeras. La ventilación no es tan buena como en la de un equipo sobremesa y la limitación de la frecuencia es la única salida.

En el caso de los nuevos MacBook Pro, sin embargo, estos "frenazos" parecían excesivos. Apple ha lanzado hoy un parche dentro de la actualización suplementaria 10.13.6 que en teoría, corrige parte del problema. En palabras de la compañía:

"Tras exhaustivas pruebas de rendimiento bajo numerosas cargas de trabajo, hemos identificado que hay una clave digital faltante en el firmware que afecta el sistema de administración térmica y que podría reducir la velocidad del reloj bajo fuertes cargas térmicas en la nueva MacBook Pro. Se incluye una corrección de errores en la actualización suplementaria macOS High Sierra 10.13.6 de hoy. Pedimos disculpas a cualquier cliente que haya tenido un rendimiento inferior al óptimo en sus nuevos sistemas".

Por lo visto Apple ha trabajado junto a David Lee, el youtuber que dio la primera voz de alarma, para tratar de replicar sus resultados y corregir el problema.