Una multa miope

 

En El Gadgetoblog, escribo sobre la decisión de la Unión Europea de multar a Google por abuso de posición dominante en el caso de Android.

TL;DR: Creo que los fundamentos de la UE son sólidos pero que al mismo tiempo cualquier alternativa va a ser peor para el usuario. Al igual que el caso Microsoft, es una decisión que envejecerá mal:

Pero al igual que ocurrió con Microsoft y los navegadores, el tiempo va a demostrar que esta era la única salida, que no se pueden separar de forma sencilla los servicios y aplicaciones de un sistema operativo móvil. Es posible que ni siquiera del hardware. Ésta es la razón por la que Google ha empezado a fabricar sus propios teléfonos, cada vez con más entusiasmo.

La alternativa que parece querer la Unión Europea, dejar que los fabricantes sean más libres a la hora de decidir qué integran en sus teléfonos, es contraproducente a medio plazo para los usuarios. Con márgenes de beneficio muy reducidos la tentación de vender el hueco del teléfono a aplicaciones y servicios menos útiles que los de Google pero dispuestos a pagar por su presencia en los bolsillo de miles de personas va a ser irresistible.