Apple sabía que los iPhone 6 y 6 Plus se doblaban más fácilmente

 

Jason Koebler en Motherboard:

La información está publicada en documentos internos de Apple que ahora son parte de una demanda colectiva a Apple por los errores de las pantallas en los teléfonos. Los documentos permanecen bajo secreto de sumario, pero la jueza del Tribunal de Distrito de los Estados Unidos, Lucy Koh, hizo pública algunos datos como parte de una opinión oficial sobre el caso.

La compañía descubrió que el iPhone 6 tiene 3,3 veces más probabilidades de doblarse que el iPhone 5s, y que el iPhone 6 Plus tiene 7,2 veces más probabilidades de doblarse que el iPhone 5s, según los documentos. Koh escribió que "una de las principales preocupaciones que Apple identificó antes de lanzar los iPhones fue que era probable que se doblen más fácilmente en comparación con las generaciones anteriores".

Es lógico que las pruebas internas arrojaran esos valores. El iPhone 6 y 6 Plus eran más delgados y alargados que el 5s y por fuerza se iban a doblar de forma mucho más fácil que el anterior modelo.

Esto no quiere decir que sea excusable. Con el tiempo Apple modificó el diseño de los teléfonos hasta dar con aleaciones y estructuras internas mucho más resistentes. Tendría que haber realizado ese proceso antes de lanzar el iPhone 6 al mercado.

Lo grave, aquí, es que estos documentos internos prueban que Apple sabía que podía darse esta situación meses antes de hablar públicamente sobre "bendgate". Y no solo eso. Sabiéndolo, y conociendo de antemano que podía afectar a la respuesta de la membrana táctil de la pantalla -porque al doblarse el teléfono se podía desconectar uno de los chips de control- cobraba 349 dólares por repararlo. Posteriormente rebajó el precio de la reparación a 149 dólares pero, sinceramente, eso son 149 dólares más de los que debería haber cobrado.

---

Hay una narrativa que empieza a construirse en torno a Apple por el goteo incesante de problemas y errores de en los últimos años. Se puede resumir en una frase: las prioridades del equipo de diseño no están bien alineadas con las de los consumidores (o incluso la propia empresa). El ejemplo más reciente está en los problemas del teclado de los Macbook Pro. Cuando las cosas fallan, Apple tarda en reaccionar y no siempre lo hace bien. A medio plazo, esto erosiona la confianza del consumidor.

Es un dato anecdótico, pero he escuchado ya varios casos de conocidos que han tenido siempre iPhone y no se plantean que el siguiente teléfono lo sea. No tanto como "castigo" como por apatía. Una de las ventajas que veían en Apple era una buena calidad de producto y una buena respuesta del servicio técnico ante cualquier problema, pero se han encontrado con problemas recientes que no se han solucionado de forma satisfactoria y no ven ya la ventaja en pagar el plus que antes pagaban.