Bienvenido, Mr. Zuckerberg

 

La comparecencia de Mark Zuckerberg ante el senado de los EE.UU. fue aburrida y predecible, con preguntas poco comprometidas y poco estudiadas. Una oportunidad perdida para hacer sudar al fundador de la red social, al que motivos no le faltan.

La segunda ronda se ha celebrado hoy ante el parlamento europeo pero la sensación que deja es más o menos la misma. Las preguntas de los parlamentarios han sido mucho mejores, más directas en algunos casos y tocando temas importantes sobre privacidad y libertad de expresión pero el formato escogido ha permitido a Zuckerberg pasar sin mojarse.

Zuckerberg ha repetido el mismo discurso que llevamos escuchando meses, ha dado respuestas vagas a algunas de las preguntas, ha pedido perdón por el "daño" causado y luego ha prometido contestar personalmente pero fuera de micrófono a algunos parlamentarios.

Toda una decepción teniendo en cuenta las altas expectativas de la prensa europea.

Para esto se podía haber ahorrado el viaje.

PS: Para rematar el disparate, la retransmisión en directo del Parlamento Europeo requería un plugin (en 2018) e iba con cierto retraso frente a la retransmisión en Facebook live.