Un HomePod a medias

 

homepod-white-shelf-800x500_c

El plan para hacerme con un HomePod (sale a la venta el día 9) está ya en marcha. Es probable que consiga tener una unidad en España a mediados de febrero.

Es extraño ver a la compañía hacer un lanzamiento tan poco ortodoxo. HomePod llega tarde -tendría que haberse lanzado en diciembre del año pasado- y además sin algunas de las funciones prometidas, como el uso de dos altavoces para sonido estéreo o la reproducción simultánea en varias habitaciones, que se activarán más adelante con una actualización de software.

Es curioso que el lanzamiento recuerde tanto al de los AirPods. Los auriculares también tuvieron un retraso considerable y por problemas también relacionados con la sincronización de audio inalámbrica (en este caso entre cada uno de los auriculares).

¿Por qué ahora? Perdida la ventana de lanzamiento de diciembre, que habría permitido aprovechar la campaña de Navidad, Apple no debería tener prisa para lanzar este producto. No se va a vender especialmente bien hasta finales de año y es más importante no fallar en la ejecución, ahora que Amazon y Google tienen una presencia fuerte en el mercado.

HomePod, parece, se va a posicionar como un competidor de Sonos, no de Echo o Google Home, al menos en un primer momento. Me parece una buena estrategia porque ataca uno de los pocos puntos débiles de esta competencia, la calidad de sonido, pero no va a librar a Apple de las comparaciones entre Alexa y Siri. Está compitiendo, quiera o no, en una carrera por convertirse en "la voz de la casa" y va a tener que avanzar muy rápido en este frente si no quiere quedar en un lejano tercer puesto.