Leña al fuego

 

En mi opinión este artículo del Wall Street Journal es oportunista y sensacionaliza el problema de la localización en los teléfonos móviles pero plantea una cuestión interesante:

Apple y Google recolectan información de sus usuarios.

El artículo señala que Google recibe la posición y los datos de redes WiFi cercanas de los teléfonos Android varias veces por hora y que Apple hace lo propio con el iPhone, cada doce horas.

Creo que lo primero que tendría que haber hecho el artículo, dada la información de los últimos días, es señalar que esto no tiene nada que ver con consolidated.db. Este archivo se mantiene en la memoria del teléfono y no se envía a ningún servidor externo. En este caso se trata de información de localización que utilizan las empresas para servir contenido (búsquedas, publicidad,…) de forma local.

**Este hecho está recogido dentro de las cláusulas de los términos y condiciones que se aceptan al utilizar por primera vez el teléfono **y la información, en principio, se recoge de forma anónima. El artículo, no obstante, señala que en el caso de Google se transmite también el número de identificación único del teléfono y esto sí sería más preocupante, aunque espero que las compañías, dado el alcance que está teniendo el tema de la localización, se pronuncien sobre el tema.

El WSJ, a cambio, hace una interesante apreciación.

Estos nuevos datos sobre Apple y Google se produce tras el descubrimiento el pasado año de aplicaciones que transmiten la localización de forma mucho más agresiva e incluso comparten los datos con terceras compañías.

Dadas las penas que pueden llegar a caer sobre las grandes compañías por este tipo de comportamiento me sorprendería que los departamentos legales de Apple o Google no estuvieran siendo increíblemente escrupulosos con el tipo de datos que recogen y el uso que se hace de ellos. A la hora de la verdad nos deberíamos preocupar bastante más por las aplicaciones que instalamos que por los propios teléfonos.

Con suerte de todo este lío sacaremos políticas de privacidad algo más claras.