Fracasados

 

El Mundo recoge la intervención de Joaquín Ayuso (cofundador de Tuenti) en el EBE, en la que anima a los jóvenes a “arriesgar y fracasar”.

La principal diferencia que encuentro entre los emprendedores en EE.UU. y en España es que en España el fracaso supone un estigma social. Si tu empresa no ha funcionado lo mejor que te puede pasar es que te consideren un inepto. Lo normal es que piensen que eres un caradura y un aprovechado que has dejado en la calle a X personas. No dudo que haya caraduras pero estadísticamente no puede haber tantos.

Aquí, en cambio, se considera un signo de experiencia y parte del proceso de aprendizaje. Evidentemente si fracasas muy a menudo es que realmente deberías plantearte otras opciones de vida (el universo te está mandando señales claras) pero por lo general lo que se valora es el intento, no el éxito.

Algunos inversores ni siquiera invierten en start ups que no estén fundadas por gente que haya fracasado con anterioridad. La lógica de este razonamiento es que quienes lo han hecho podrán reconocer más fácilmente las señales de que algo va mal.

Esta doble forma de ver el fracaso es realmente un freno a la innovación. El miedo a fracasar es lo que acaba con muchos proyectos que podrían ser fantásticos o al menos inspirar a otros. No todo vale ni todas las ideas son buenas ideas, pero muchas veces no hay forma de saber qué ideas son buenas hasta que no se ponen en práctica.

Mi consejo a todo el que tiene una idea para una start up es siempre el mismo:** hazlo este mismo fin de semana**. No esperes ni pienses más de lo necesario. Lánzate a crear una primera versión, aunque no sea perfecta, aunque no esté pulida. Pero claro, luego yo peco de lo mismo. He tardado meses en abrir este tumblr (que aún tengo a medias) por tratar de buscar un buen diseño. Se ve que soy español.