Binarios

Diseñado por Apple en California, fabricado en...

 

El analista Neil Cybart explica en Above Avalon cómo Apple ha dedicado los últimos años a reducir su dependencia de China, donde fabricaba prácticamente todos sus productos.

Aunque su cadena de producción aún depende en gran medida de las fábricas de Shenzen, cada vez es más frecuente encontrar productos de la compañía ensamblados en Vietnam, India o Malasia.

Un puñado de países del sudeste asiático están ahora en condiciones de fabricar productos Apple. Parte de esto se debe a que los gobiernos acomodan cada vez más la inversión extranjera. Otro factor es el socio comercial vital y de Apple, Foxconn, que muestra un esfuerzo renovado para diversificar su propio negocio y huella fuera de China.

En el corazón de esta transformación de fabricación, un principio simple guía a Apple: retener el poder. Al diversificar el ensamblaje de productos fuera de China, Apple termina enfrentando tanto a los gobiernos como a los ensambladores entre sí. Apple es uno de los mayores beneficiarios de la creciente rivalidad económica entre China, India y los países del sudeste asiático.

Para Apple el riesgo es doble. Por una lado estos países tienen cadenas de suministro todavía muy rudimentarias comparadas con la maquinaria bien engrasada que es China.

Por el otro, se expone a presiones desde el gobierno de Beijing por retirar parte de su negocio, lo que podría poner en peligro su base de clientes en el país, que representan entre el 15% y el 20% de todo su público.

 

Trump, sin plataforma

 

Tenía intención de retomar este blog ayer, coincidiendo que se cumplía un año desde la última entrada. Iba a excusarme explicando que 2020 ha sido un año complicado por el coronavirus, pero lo cierto es que en 2019 tampoco escribí mucho en Binarios.

Las causas son varias pero se puede reducir todo a la "trampa del autónomo". En los últimos años he dicho que sí a demasiados proyectos porque cada vez se pagan peor las colaboraciones y tengo que compensar la pérdidas de ingresos. He acabado con cinco o seis colaboraciones que me ocupan la mayor parte del día (y la noche). A todo eso tengo que sumar además la gestión de Cuonda.

Pero al final ayer no escribí porque en EE.UU. hemos sufrido algo parecido a un golpe de estado y estoy descubriendo que los golpes de estado suelen ser terribles para la productividad. No los recomiendo.

Una de las pocas cosas buenas que ha dejado la triste jornada de ayer es que por fin las redes sociales han considerado que pueden silenciar la cuenta de Donald Trump. Es una medida que llega tarde, pero que puede ser importante en las próximas dos semanas (o incluso en los próximos cuatro años).

Twitter, Facebook, Instagram y Youtube han limitado la capacidad de Trump para publicar mensajes en las redes sociales. En algunos casos de forma temporal (Twitter, Youtube), en otros "definitiva" (Facebook, Instagram), entendiendo por definitiva hasta el fin de su mandato. La situación aún está en desarrollo así que cuando leas esto lo mismo Twitter decide tomar una postura similar a la de Facebook.

En cualquier caso, es algo que se tendría que haber hecho desde hace cuatro años. Las redes sociales se han escudado en la libertad de expresión y creado excepciones a sus reglas para "líderes mundiales" pero en el fondo ha sido una decisión guiada por la conveniencia. Bloquear a Trump iba a tener consecuencias legales, su campaña ha invertido mucho dinero en las diferentes plataformas durante el año electoral y sus tuits generan una interacción que, en el fondo, les venía bien.

El daño que ha hecho en estos cuatro años, junto al daño causado también por grupos como QAnon ha sido inmenso. Han permitido que nazca y se popularice una secta (literalmente) y la consecuencia es lo que vimos ayer, un grupo fundamentalista incapaz de creer la realidad (ni siquiera el equipo legal de Trump ha tenido el valor de defender ante los jueces la idea de un fraude electoral masivo, digan lo que digan después frente a las cámaras) y dispuestos a sacrificarse por su líder.

No sé si hay una solución a este problema, pero al menos tendremos dos semanas sin Trump en Facebook y Twitter y, oye, después de los últimos años, se agradece.

 

Los polígonos de Another World

 

El desarrollador Fabien Sanglard analiza en su blog el juego Another World, un fenómeno de principios de los 90 que sorprendió con sus gráficos y cinemáticas.

Esta serie es un viaje a través del hardware de principios de los 90. Desde Amiga 500, Atari ST, IBM PC, Super Nintendo, hasta Sega Genesis. Para cada máquina, intenté descubrir cómo se implementó Another World. Encontré un entorno muy diverso donde las CPU / GPU ahora omnipresentes aún no existían. En el proceso, descubrí las historias no contadas de problemas aparentemente imposibles resueltos heroicamente por programadores solitarios.

Es una serie de artículos fascinante. Un detalle que me sorprendió es que todo el juego apenas eran 6.000 líneas de código. El ejecutable de PC ocupaba sólo 50kb.

 

El efecto Amazon: en Nueva York se mueven 1,5 millones de paquetes al día

 

Una investigación de Matthew Haag and Winnie Hu para el New York Times sobre el efecto de las compras por internet en la ciudad de Nueva York, donde todos los días se entregan 1,5 millones de paquetes.

Del artículo:

Si bien el aumento de los servicios de transporte como Uber ha causado indudablemente más tráfico, la proliferación de camiones ha empeorado el problema. Como resultado, los automóviles en las zonas más concurridas de Manhattan ahora se mueven justo por encima del ritmo de un corredor, aproximadamente 7 m.p.h., aproximadamente un 23 por ciento más lento que al comienzo de la década.

Vecindarios como Red Hook, Brooklyn, se están utilizando como centros logísticos para llevar paquetes a los clientes más rápido que nunca. Se están construyendo al menos dos millones de pies cuadrados de espacio de almacén en Nueva York, incluido el que será el centro más grande de su tipo en el país. Amazon agregó dos almacenes en la ciudad durante el verano.

En Nueva York varios edificios con portero han comenzado a rediseñar sus lobbies para añadir cuartos de recpeción de paquetes y acomodar así el alto volumen de envíos diarios, que es un fenómeno curioso, pero el artículo se centra sobre todo en la otra parte de la ecuación: la mayor polución y los problemas de tráfico que causan estos envíos.

En 2018, los cuatro principales repartidores en la ciudad acumularon más de 27 millones de dólares en multas de aparcamiento.

 

50 fiscales generales abren una investigación a Google por monopolio

 

Fiscales generales de 48 de los 50 estados estadounidenses más los fiscales generales de Puerto Rico y el distrito de Columbia han anunciado una investigación conjunta por un posible caso de monopolio por parte de Google. Sólo California y Alabama se mantendrán al margen.

Se trata de una investigación paralela a otra abierta por el departamento de justicia norteamericano en torno a las prácticas de Google y también a una investigación promovida por siete fiscales generales de diferentes estados por una posible situación de monopolio en el caso de Facebook.

Lauren Feiner para CNBC:

"Cuando ya no hay un mercado libre o competencia, los precios aumentan, incluso cuando algo se comercializa como gratuito y perjudica a los consumidores", dijo la procuradora general de Florida Ashley Moody, republicana. “¿Es algo realmente gratuito si estamos cediendo cada vez más nuestra información de privacidad? ¿Es algo realmente gratuito si los precios de los anuncios en línea aumentan según el control de una empresa? "