Binarios

Huawei pierde el acceso a Google Play y las apps oficiales de Google

 
Foto de Kamil Kot / Unsplash

Cuando la semana pasada EE.UU. incluyó a Huawei por orden ejecutiva en la lista de empresas con las que las compañías estadounidenses no pueden hacer negocios pensé en muchos de los fabricantes de componentes que complicarían el desarrollo de futuros teléfonos, como Corning (Gorilla Glass) o Qualcomm, o PCs (Intel).

No se me ocurrió pensar -y creo que no soy el único que ha pecado de falta de visión- que la orden también implicaba cortar lazos para las empresas proveedoras de software. Y eso incluye, como no, a Google.

Reuters ha avanzado hoy que Google se ha visto obligada a cortar la distribución de todos los elementos propietarios de Android a Huawei. La compañía no podrá usar la tienda Google Play o las apps propias de Google (Google Maps, Gmail, etc...) bajo estas nuevas restricciones. que Google se ha visto obligada a cortar la distribución de todos los elementos propietarios de Android a Huawei. La compañía no podrá usar la tienda Google Play o las apps propias de Google (Google Maps, Gmail, etc...) bajo estas nuevas restricciones.

Google ha anunciado que está tratando de evaluar cuáles son las consecuencias pero Huawei sólo podrá usar de ahora en adelante la versión AOSP (de código abierto) de Android. Esto quiere decir que sus teléfonos no recibirán tampoco actualizaciones a nuevas versiones del sistema operativo.

En principio estas normas sólo afectan a nuevos teléfonos pero tal y como explica Google, es pronto para saber el alcance de la normativa o si existe una forma de paliar las consecuencias. Huawei y Google, en teoría, pueden solicitar un permiso al gobierno de EE.UU. que permita mantener una relación comercial, pero es poco probable que Trump esté dispuesto a concederla.

Sin acceso al Android convencional o las apps de Google, y limitada a la versión de código abierto, la posición de Huawei en el mercado de la telefonía se debilita de forma notable. Sobre todo si tiene que buscar también procesadores que no sean Qualcomm.

También es una mala situación para Google, que pierde al segundo mayor fabricante de telefonía móvil y gana un nuevo rival, porque Huawei apostará por un sistema operativo basado en Android AOSP pero con tiendas y aplicaciones propias que construirá, comprará o licenciará de terceros.

Es posible que si se produce un futuro acuerdo comercial entre China y EE.UU. la tensión se relaje y Huawei pueda volver a ofrecer teléfonos Android con la versión más completa de aplicaciones y servicios pero, de momento, todo está en el aire.

 

WhatsApp permitía instalar spyware a través de la función de llamadas de voz

 

Mehul Srivastava en Financial Times:

WhatsApp,  utilizado por 1.500 millones de personas en todo el mundo, descubrió a principios de mayo que los atacantes podían instalar software de vigilancia tanto en teléfonos iPhone como en Android mediante  la función de llamada telefónica de la aplicación.

El código malicioso, desarrollado por la compañía israelí NSO Group, podría transmitirse incluso si los usuarios no contestaban a la llamada en sus teléfonos, y las llamadas a menudo desaparecían de los registros.

El software al que hace alusión el artículo es Pegasus, una completa suite de espionaje desarrollada por NSO para el uso de gobiernos de todo el mundo. Según NSO, este software sólo está disponible para agencias gubernamentales de seguridad y sólo se suministra a grandes potencias amigas.

El fallo que permitía instalar este código ha sido corregido este domingo.

 

Google I/O 2019

 

Google regresa estos días al Shoreline Auditorium de Mountain View para celebrar su conferencia anual de desarrolladores, Google IO, uno de los encuentros más importantes del año en el mundo de la tecnología. Es una cita muy técnica, enfocada sobre todo a programadores e ingenieros, pero en el discurso inaugural, Google suele anunciar nuevos productos y servicios. Este año no ha sido una excepción y esto es lo más importante del primer día del evento.

  • Nuevo enfoque en privacidad. Con diferencia la palabra más repetida del discurso de Sundar Pichai y varios de los ejecutivos que le acompañaron en el escenario. Sus servicios son cada vez más avanzados pero necesitan de los datos personales del usuario para demostrar su potencial, así que Google está tratando de subrayar el hecho de que sí, recolecta enormes cantidades de información de sus usuarios, pero ofrece opciones para controlar este proceso. Como novedad, Google va a implantar un sistema de ajustes más sencillo y directo, que permitirá ajustar los niveles de privacidad de los distintos servicios simplemente pulsando en la foto de perfil del usuario en cada uno de ellos.

  • Assistant será mucho más rápido. En la segunda mitad del año el asistente digital de Google responderá al usuario mucho más rápido porque Google ha conseguido comprimir el motor de reconocimiento e interpretación de los comandos en un tamaño que puede ser manejado con facilidad por muchos teléfonos móviles. Esto hará que en ocasiones sea más rápido pedir al teléfono que haga algo en vez de buscar la opción correspondiente en pantalla y servirá también para reforzar la idea de privacidad, porque no hace falta mandar los comandos de voz a un servidor externo para ser analizados.

  • Búsquedas más interactivas. Los resultados de búsqueda permitirán suscribirse a podcasts directamente o ver objetos tridimensionales en entornos de realidad aumentada tan sólo pulsando un enlace, una idea que puede tener muy buenas aplicaciones en servicios de comercio electrónico.

  • Mapas de incógnito. La aplicación Google Maps permitirá activar un “modo incógnito” que para la recolección de datos y desde hoy puede mostrar direcciones con realidad aumentada, una función que se mostró por primera vez el pasado año.

  • Google Lens. La utilidad que permite a la cámara ofrecer información contextual analizando una imagen gana varias nuevas funciones. La mejor, con diferencia, es que señalará los platos más populares de un restaurante (y sus fotos) cuando se apunte al menú físico. La empresa también ha añadido traducción instantánea y lectura en voz alta de textos escritos en sus móviles de gama baja, una opción de accesibilidad que puede tener un impacto positivo.

  • Android Q. Ya conocíamos algunos detalles de la décima versión de Android pero Google IO ha servido para ahondar en las nuevas funciones del sistema operativo. Entre las novedades que llegarán en otoño figuran un mejor soporte de teléfonos con pantalla flexible, mejor soporte para gestos, la posibilidad de transcribir vídeos en tiempo real y mejor control de acceso a localización y otros datos personales. Google también ha afirmado que ya hay más de 2.500 millones de dispositivos Android activos y que el 10% de los usuarios de Android han actualizado a la última versión. Android Q está disponible en versión beta para más de 21 dispositivos.

  • Duplex for the web. La demo más comentada del Google Io del pasado año fue Duplex, un sistema de inteligencia artificial capaz de conversar como un humano y diseñado para realizar reservas en restaurantes y comercios en nombre del usuario. Ahora Google ha presentado una versión adaptada a la web. Duplex for the web puede realizar procesos complejos, como la reserva de un coche de alquiler de forma completamente autónoma si tiene acceso a los datos del usuario, como la fechas de su próximo viaje. Es capaz incluso de seleccionar un coche en base a las preferencias mostradas en pasadas reservas.

  • Nest Hub Max. Una nueva pantalla inteligente de Google para el hogar. Similar al Nest Hub de 6 pulgadas (que se empezará a vender en España en verano) pero con una pantalla más grande (10 pulgadas), y una cámara integrada con la que realizar videollamadas y que es capaz de encuadrar automáticamente a un usuario en movimiento como Portal, la competencia de Facebook. La cámara podrá reconocer distintos usuarios y gestos y tiene un botón físico apra desconectar tanto la captura de vídeo como el micrófono. Costará 229 dólares.

  • Pixel 3a. No se puede decir que haya sido una sorpresa porque llevamos varios meses de rumores pero Google por fin ha anunciado su Pixel barato. Prestaciones parecidas a las del Pixel 3 pero a mitad de precio. ¿Qué pierde? Utiliza un procesador más lento, peor tecnología de pantalla, un cuerpo de plástico y una cámara que es un poco peor, aunque sigue siendo bastante buena y tiene todas las funciones de desenfoque y fotografía nocturna de la versión más cara. Pixel 3a tiene también menos resistencia al agua y no puede cargarse de forma inalámbrica pero incluye conector tradicional de auriculares.

Aquí el vídeo completo del discurso inaugural:

 

Apple+

 

He tardado en escribir un post sobre el evento de ayer de Apple, en parte porque he hablado sobre él largo y tendido en podcasts, Twitter y en mis artículos para El Mundo. Pero, para alguien a quien le gusta estudiar Apple desde el punto de vista estratégico, creo que es uno de los eventos más interesantes de la compañía en mucho tiempo, a pesar de lo poco ortodoxo que fue.

Apple, hasta ahora, solía celebrar dos tipos de evento. Los centrados en producto y los centrados en software. En ambos suele ser bastante específica en precios y plazos, salvo contadas excepciones. El del lunes, sin embargo, fue un evento ambiguo y más destinado a mostrar cuál será la estrategia general de la compañía en los próximos cinco años. En cierta forma se puede leer como un intento de explicar a Wall Street, y al público en general, por qué no importa tanto que las ventas de iPhone estén estancadas o por qué van a ver un logo de Apple al empezar una serie de televisión.

Como bonus, Apple ha presentado también una tarjeta de crédito que sospecho que va a tener mucho más éxito de lo esperado, aunque no va a contribuir en un primer momento de forma clara a los resultados trimestrales de la compañía.

Vamos por partes.

ÚLTIMA HORA

Apple ha lanzado en EE.UU. un servicio de suscripción a medios de comunicación, fundamentalmente revistas, por 9,99 dólares al mes y que se llama Apple News +. Hablaré pronto de mi experiencia con él pero en líneas generales parece una buena propuesta para revistas y una menos interesante para medios diarios, aunque el Wall Street Journal y Los Angeles Times se han sumado.

La propuesta de Apple al consumidor es bastante clara: hay un montón de revistas en el kiosko a las que ya no prestas atención y que tienen buen contenido. Apple News + te permite leerlas sin límite de la forma a la que estabas acostumbrado (si eres millenial, vas a descubrir lo que es una revista). Lo interesante aquí es la labor de edición que hará la propia Apple para resaltar contenido que, de otra forma, pasaría desapercibido y que las revistas se presentan con un estilo visual cuidado y sin muchos de los vicios de la web (no hay trackers, ni molestos avisos pidiendo que te suscribas a una newsletter, etc...).

Para los medios la propuesta es también bastante clara. Es poco probable que vayan a recuperar el control de la distribución y el mercado publicitario que perdieron con el paso a digital, así que tienen que tolerar las alianzas con Google o Facebook. Apple se presenta aquí como un socio con los intereses más alineados, con mil millones de usuarios potenciales y tratando de destacar contenido de calidad.

DINERO DE TITANIO

El segundo anuncio del día fue tal vez el más interesante. Apple lanzará una tarjeta de crédito propia, creada junto a Goldman Sachs, este verano. En EE.UU. las tarjetas de crédito no vinculadas directamente a bancos son bastante habituales y su uso no ha cambiado en las últimas décadas.

Aquí, por tanto, Apple ha tenido vía libre para innovar. Apple Card es una tarjeta en principio virtual que devuelve el 3% de las compras realizadas en Apple y el 2% de cualquier otra transacción como dinero contante y sonante en una tarjeta de débito. No son porcentajes increíbles y hay otras tarjetas con beneficios parecidos pero Apple devuelve ese dinero cada día en lugar de tener que esperar a fin de mes o de año como ocurre con otras tarjetas.

La aplicación de Wallet ofrecerá varias herramientas de visualización y control de gasto. Son parecidas a las que se consiguen con otras apps de fintech pero integradas de forma nativa. La tarjeta tiene además un interés algo más bajo de lo habitual en EE.UU. y un sistema de pago más claro y que permite a los usuarios hacerse una idea real de los intereses que tendrá que pagar si no cubre lo gastado en el mes.

Para acabar, y como EE.UU. no tiene aún una infraestructura de pago móvil muy desarrollada, Apple emitirá una tarjeta física de titanio que sólo tiene el nombre del dueño. Ni número ni código de verificación para evitar que pueda ser clonada. El número de seguridad, de hecho, irá cambiando cada cierto tiempo para mayor seguridad. Las compras realizadas con esta tarjeta solo reciben un 1% de reembolso.

Un detalle curioso y muy diferente del resto de tarjetas es que Apple no sabrá nunca en qué o donde gastas tu dinero y Goldman Sachs tampoco podrá dar tus datos a terceros.

Es una propuesta que puede hacer mucho daño a la banca estadounidense. Las tarjetas de crédito son una de las vías de ingresos más rentables para estas instituciones. Para Apple, es posible que tarde en convertirse en un negocio significativo (las comisiones que cobra por transacción se van a pagar esos reembolsos) pero el objetivo es acostumbrar a la gente a pagar con el móvil y, más adelante, asociar ofertas puntuales, por ejemplo, para estimular ventas de producto.

INSERT COIN

El tercer anuncio del día es Apple Arcade, un servicio de juegos por suscripción que se lanzará en otoño y todavía no tiene precio. Lo interesante aquí es que se trata de juegos escogidos, algunos exclusivos, con mayor calidad y profundidad de lo que se suele encontrar en juegos móviles. El catálogo de lanzamiento será de unos 100 títulos

La idea es buena pero hay todavía demasiadas incógnitas. Apple hace bien en modificar los incentivos para que crear mejores juegos sea rentable (aunque tiene que reconocer que muchas parte de sus ingresos actuales por servicios proceden de juegos freemium que son verdaderamente tóxicos)

Me quedo, mientras, con esto: el servicio es compatible con iOS, Mac y AppleTV permitirá saltar de uno a otro en mitad de una partida. Curioso. Por fin un frente común para una compañía que siempre parece considerar el ocio electrónico como algo secundario.

AND THE OSCAR GOES TO...

La estrella del evento, la razón por la que Apple invitó a medio millar de periodistas a su sede de Cupertino, no fue ninguno de estos tres servicios, claro. El protagonista de la jornada fue la nueva app Apple TV y el servicio Apple TV + a través del que Apple distribuirá sus series y películas.

Llega en otoño y aún no sabemos precio ni catálogo definitivo, pero el evento sirvió para entender cuál será la forma en la que Apple espera competir con Netflix.

A nivel interno, según fuentes del Wall Street Journal, este proyecto se considera un “Netflix Killer”. Esto ha llevado a muchos a pensar que lo que Apple preparaba era un servicio similar. El evento del lunes dibuja una estrategia más sutil. Sí, Apple tendrá un servicio de cine y series con contenido propio, pero no parece que vaya a ser lo suficientemente extenso como para plantar cara a Netflix (lo dicho, aún sabemos poco).

Esta, en cambio será una guerra de desgaste. Apple ha abierto al puerta a que terceras plataformas de vídeo se sumen como “canales” a la app AppleTV. Apple organizará la edición y sugerencias a los usuarios de todo el catálogo disponible. Sobre esa base se podrá añadir AppleTV +, con series y producciones propias de elevada calidad (Spielberg, Oprah o JJ Abrahams son algunos de los nombres que firman las creaciones).

Si Apple consigue que sus usuarios usen la app para ver HBO, Showtime, Hulu o el futuro Disney+, incluso si no contratan AppleTV +, habrá ganado. El usuario cada vez encontrará más molesto salir de la app para acceder al catálogo de Netflix en una app independiente. Con el tiempo su catálogo irá creciendo y podrá estar en mejores condiciones de plantar cara directamente a su rival.

La única duda que me queda del evento es si el catálogo de Apple TV + tendrá series y películas de terceros. Sin ellas es posible que se quede un poco corto de salida. Aún así, estamos hablando de una estrategia a medio plazo, una inversión de años. El objetivo lo merece.

 

Más de 57.000 ordenadores infectados con malware mediante el servicio de actualización de Asus

 

Según una investigación de Karspersky Labs, un agujero de seguridad en el software de actualización de los equipos Asus permitió durante al menos cinco meses del pasado año instalar malware de forma remota en más de 57.000 equipos de todo el mundo. Se trató de un ataque coordinado que tenía como objetivo medio millar de máquinas concretas, definidas por su número MAC. La cifra de equipos infectados es una estimación teniendo en cuenta a los usuarios de las herrmaintas de Karsperky pero podría ser mucho más alta.

Kim Zetter tiene los detalles en Motherboard: